Wagokoro

Dirección
C/ de Regàs, 35
Sarrià | Barcelona
Cocina: Japonesa (kaiseki)

Horario
Mi. a Sá. de 13:30h a 15:30h
y de 20:30h a 23:30h

Tlf. 93 501 93 40
Reserva: Sí

Calificación
Comida: Excelente
Calidad | Precio: Excelente
Servicio: Excelente
Ambiente: Excelente
Coste: €€€

La palabra Wagokoro significa “esencia japonesa” o “espíritu japonés”. Su concepto se basa en ofrecer la esencia de la cocina tradicional japonesa. Utilizan productos frescos de temporada y decoran los platos minuciosamente, presentados en una vajilla con motivos y materiales que cambian según la época del año. Es muy importante la elaboración artesanal, desde el componente principal hasta las salsas que lo aderezan, pasando por todos sus acompañantes y acabando con un magnífico postre. Cada plato tiene su tiempo y se sirve de forma ordenada para que el comensal pueda disfrutar del sabor natural de cada ingrediente, realizándolo a través de diferentes técnicas de preparación propias de la cocina japonesa. Por último, y lo que diferencia realmente la cocina japonesa de entre la mayoría, la hospitalidad.

En Wagokoro disfrutarás de una experiencia única y de una forma similar a como lo harías si estuvieras en Japón… Os lo podemos asegurar de primera mano ya que hemos tenido el privilegio de viajar al país nipón y de haber degustado la cocina kaiseki.

Después de esta larga y necesaria introducción, pasamos a explicar los menús que ofrecen. El primero es el Menú Kokoro de seis platos a 39,90€. Los dos siguientes menús son el Otsukuri y el Yakimono, ambos de siete platos a un precio de 47,90€. La única diferencia es entre estos dos últimos es que en el primero hay un plato de sashimi y en el segundo un plato de ternera. Por último tenemos el menú Wagokoro (el que escogimos nosotros) con ocho platos a 55,90€. Disponen de una carta de bebidas muy bien cuidadas, entre ellas: nihonshu (sake), shôchu, cervezas y whisky japonés, licor de ciruela japonés umeshu, té japonés, además de vinos y cavas de gran calidad. Nos gustó saber que cada tres semanas cambian los platos del menú, utilizando siempre productos de temporada.

Antes de escoger el menú pedimos una copa de vino y un vaso de shôchu. Este ultimó se obtiene de una destilación del boniato y es una de las tres bebidas más populares en Japón, junto al sake y la cerveza. Se puede tomar de diferentes maneras: solo, con hielo o con agua templada y ciruela ácida umeboshi. El que escogimos nosotros fue con hielo y tiene un olor característico y bastante fuerte, aunque de sabor no lo es tanto.

Menú Wagokoro

El primero plato que degustamos lo llaman Zensai, pequeños entrantes japoneses. Composición de tres boles, el primero de ellos un salmón marcado con daikon rallado (rábano japonés) y salsa ponzu. En el medio tenemos magret de pato con espinacas frescas y mostaza de yuzu. Y en tercer lugar, raíz de loto y brócoli con salsa de miso por encima. Los tres nos parecieron estupendos, frescos y bien cuidados, como todo el menú en sí. Cada uno nos hizo disfrutar de forma diferente, el salmón marcado por fuera pero crudo por dentro, nos encantó! El pato estaba en su punto y la mostaza de yuzu le aportaba ese cítrico y picante que tanto nos gusta. Por último, el crujiente de la flor de loto y el brócoli en combinación con una sabrosa salsa de miso. Fantástico!

IMG_8103r

Salmón marcado con daikon

IMG_8106r

magret de pato

IMG_8107r

raíz de loto y brócoli

El segundo plato fue el maravilloso Otsukuri, sashimi de tres tipos de pescado y/o marisco fresco del día. En nuestro caso fueron de atún, jurel marinado y vieira. Los tres tipos de sashimi estaban espectaculares, pero hay dos de ellos que nos enamoraron, tanto el atún como la vieira se deshacían nada mas entrar en contacto con la boca. Pudimos notar la frescura de cada uno de ellos y el sabor a mar tan maravilloso que desprendían. Sin duda uno de los mejores platos que comimos. Aunque todos fueron perfectos!

IMG_8111r

sashimi

Pasamos al tercer plato del día con Agemono, tatsutaage (rebozado) de rape y alcachofa con la opción de añadir un poco de limón, aunque sin él también está muy bueno. Tanto el rape como la alcachofa estaban realmente jugosos y tiernos. Además de una presentación muy acertada en una cesta de bambú preparada para fritos, aunque no era un plato nada aceitoso… Qué, aún os lo estáis pensando? Pues esperad a ver los siguientes platos que os harán acabar de decidir…

IMG_8136r

rebozado de rape y alcachofa

Seguimos con el cuarto platillo llamado Nimono, buñuelo de tofu, zanahoria y setas japonesas con mostaza por encima y judías verdes con fondo de caldo dashi de acompañamiento. El caldo dashi es la base de la cocina japonesa, lo utilizan para muchas elaboraciones como por ejemplo en el ramen o la sopa miso. Está hecho principalmente con alga kombu y Katsoubushi (bonito seco), este caldo tiene un intenso sabor a mar. Es un caldo con mucha fuerza y está riquísimo! Nos pareció muy acertada la combinación del tofu con el caldo dashi y la mostaza ya que en sí el tofu es bastante insípido y de esta forma potencian mucho más el sabor del plato.

IMG_8142r

buñuelo de tofu

E aquí nuestro lado más carnívoro con este Yakimono, dados de ternera gallega de primera calidad con salsa japonesa. La chica nos preguntó cómo queríamos la carne, poco hecha, al punto, muy hecha… En nuestro caso la pedimos muy poco hecha, casi casi se movía sola. Nos gusta más así, aparte de que se puede apreciar mejor el sabor, está mucho más tierna. El plato en si es muy simple, unos dados de ternera con un poco de salsa en un lado, pero cuando te comes el primer trozo de ternera… entiendes que a veces lo simple puede ser espectacular!

IMG_8150r

ternera gallega

Nos vamos acercando al final, pero aún quedan dos más y el postre. Vamos con el sexto plato, Shinogi, ensalada de gamba, shitake y espárrago verde con salsa kimizu. Un plato muy visual, lo que ves es lo que hay. Sin engaños, un espárrago, dos gambas y dos trozos de setas shitake. Todo muy natural sin perder la esencia del producto. En el fondo una salsa kimizu muy rica con mucha textura y muy cremosa, hecha de yema de huevo, vinagre de arroz, caldo dashi… El huevo es el que define su textura.

IMG_8155r

ensalada de gamba, shitake y espárrago

El último de los platos antes del postre fue un Oshokuji, arroz ankake, berros y cangrejo acompañados de una sopa de miso rojo con alga wakame. La salsa ankake está elaborada con caldo dashi, soja, sake, entre otros. Una salsa bastante espesa que facilitaba a la hora de coger los berros y el arroz con los palillos. El cangrejo, como todos los platos anteriores, era muy fresco y eso se notaba al hincarle el diente. Delicioso! Y no podemos acabar sin hablar de la sopa miso, no tiene mucho secreto pero es que nos encanta su sabor y la tomaríamos cada mañana como hacíamos en Japón…

IMG_8166r

oshokuji y sopa miso

Y llegamos al final de esta increíble experiencia con el postre, Agar-agar de mandarina y jengibre. El agar-agar es una alga que hace de espesante, en este caso del zumo de la mandarina y un poco de jengibre. La presentación del postre era muy original, utilizando la propia piel como recipiente. No estuvo nada mal, muy visual y bonito, aunque tampoco nos hizo ver las estrellas. Junto con el postre también pedimos un par de tés verdes riquísimos!

IMG_8172r

agar-agar de mandarina y jengibre y té verde

Aunque los platos no son muy abundantes, os aseguramos que son suficientes. Ya sabéis lo mucho que comemos nosotros y no nos quedamos con hambre. Se trata de vivir una experiencia sensorial, cada uno de los platos tiene un porqué y un sentido, además de estar ejecutados a la perfección. Saben respetar y cuidar muy bien los productos que utilizan… Inolvidable!

CALIDAD | PRECIO
Como ya hemos explicado al principio, nosotros escogimos el menú wagokoro de ocho platos a 55,90€ más una copa de vino y el vaso de shôchu, sumaron un total de 117,90€. La calidad que encontramos en todos los platos del menú fue excepcional, debido a los productos frescos y de temporada que utilizan. El precio que pagamos no nos parece excesivo, se nota el trabajo que existe detrás de cada plato y eso nosotros lo valoramos muchísimo.

SERVICIO | AMBIENTE
Nos atendió una señorita muy amable y atenta con nosotros. Estuvimos encantados con el trato que tuvo en todo momento, haciéndonos sentir muy cómodos y explicándonos cada uno de los platos que nos iba sirviendo. Siempre respetando los tiempos y dejándonos disfrutar de cada uno de ellos. En nuestra estancia en Japón pudimos probar un par de veces la cocina kaiseki y el servicio fue muy parecido al que tuvimos en Wagokoro, siempre con delicadeza y mucho respeto. Se encuentra ubicado en Regàs, calle paralela a Balmes por encima de la Diagonal. Nada más llegar nos impresionaron las ventanas, al estilo koshi (entramado de listones de madera), que ocupaban toda la fachada del restaurante y que tanto nos recordó a las casas urbanas que nos encontramos principalmente en Kyoto.

Una vez dentro del local, notamos esa sensación de intimidad gracias al entramado de listones que permitía la entrada de luz sin dejar al descubierto el interior del local. El espacio es bastante simple y muy sencillo en cuanto a la decoración, con un aire muy al estilo japonés “moderno” sin dejar de lado la parte más tradicional. Utilizan colores cálidos y materiales naturales como la madera. El ambiente es muy tranquilo, invita a la completa relajación por parte del comensal. Además de las mesas, disponen de una barra donde el chef prepara y decora los platos que van sirviendo. En este caso nosotros optamos por una mesa más apartada e íntima para disfrutar aún más de la velada.

interior

fachada e interior del local

 

2017-03-01T11:52:17+00:00 7 febrero, 2016|

No hay comentarios

  1. Baco y Boca febrero 8, 2016 en 7:53 am- Responder

    Hay que ver lo que nos llegáis a descubrir!. Fantástico

    • Very Tasty Blog febrero 8, 2016 en 8:03 am- Responder

      Muchas gracias 😊 Aunque aún no llegamos a vuestro nivel de perfección 🙌🏼

      Un abrazo,
      Ana y Albert

      • Baco y Boca febrero 8, 2016 en 8:19 am- Responder

        la perfección no existe… pero no hay que dejar de buscarla, 😉

  2. nereachocolate febrero 26, 2016 en 2:37 pm- Responder

    Muy buena crónica. Es que no podía entrar desde el móvil. Iremos.

Deje su comentario