Masala’73 Curry Bar

Dirección
C/ de Muntaner, 152
Eixample | Barcelona
Cocina: India

Horario
Ma. a Ju. de 13:00h a 16:00h
y de 20:00h a 23:00h
Vi. a Sá. de 13:00h a 16:00h
y de 20:00h a 00:00h

Tlf. 93 797 87 02
Reserva: Sí
Menú: menú Maharajá 25€
mínimo 2 personas

Calificación
Comida: Excelente
Calidad | Precio: Muy Buena
Servicio: Excelente
Ambiente: Muy bueno
Coste: €€

Masala’73 nace con las ruedas puestas recorriendo las calles con Jordi Aros, Kuldeep Singh y Daniel Roca al volante. Tres chefs que, tras su éxito con el foodtruck, deciden establecerse en el centro de Barcelona con Masala’73 Curry Bar. Una apuesta segura por la cocina india callejera cocinada en local de lo más actual.

La carta es muy sencilla y se divide en: platos para empezar, los curries, al tandoor, para acompañar, el naan y los postres. Nosotros siempre apostamos por el “menos es más” y, en este caso, lo han sabido llevar muy bien!

De los tres entrantes escogimos los tacos vindaloo, secreto ibérico de bellota al curri vindaloo con cebolla encurtida y cilantro fresco por encima. La mujer del chef Jordi Aros es de Puebla (México) y han querido hacer una reinterpretación del típico taco mejicano con sabores de la India. La tortita se convierte en un mini chapati (pan indio), elaborado artesanalmente con harina integral. En este entrante vienen dos unidades bien rellenas de secreto ibérico, no escatimaron con las cantidades. El punto de picante le sienta realmente bien. Nos gustó mucho este entrante, pudimos notar los sabores de la india de un solo mordisco…

tacos vindaloo

Por el momento ofrecen cuatro tipos de curri: de verduras, pollo, pescado y cordero. En un principio queríamos pedir dos de los curries, aunque finalmente descartamos uno de ellos. La camarera nos recomendó, sin dudarlo, el curri de cordero. Albóndigas de cordero D.O. ternasco de Aragón guisadas con especias, jugo de cordero, yogurt y menta al estilo gosht madras. A este plato de curri le añadimos dos acompañantes indispensables, arroz basmati y cheese naan (pan indio con relleno de queso). También podéis escoger el naan clásico o garlic naan (con ajo). El producto que utilizan es muy bueno, así que ya os podéis imaginar cómo estaban de buenas estas albóndigas con su puntito picante. Lo único que nos faltó fue un poquito más de salsa… nos gustó tanto que se nos quedó corta y apenas pudimos rebañar el plato.
Sin duda elegimos un maravilloso plato!

curri de cordero

Para acompañar se nos antojó el dal, bol de lentejas negras y amarillas. De tamaño igual al bol de arroz de la imagen anterior, por eso decidimos cogerlo. De sabor estaban buenas aunque, en comparación con los otros platos, fue el que menos nos gustó…

dal

Acabamos con el pollo hariyali, contramuslo de pollo marinado con especias y menta, cocinado al tandoor y servido con hojas de lechuga y un refrescante chutney de menta. Tres porciones de lima para exprimir y añadir, al gusto, un toque ácido. El sabor era intenso. La carne estaba muy bien cocinada en el horno tandoor. No llegamos a entender el acompañamiento con hojas de lechuga. No sabíamos si era para coger el pollo, y así no ensuciarte las manos, o para darle un toque más fresco al plato… nosotros cogimos las porciones directamente con las manos!

pollo hariyali

Para cerrar la comilona nos decantamos por el coco y gulab jamun, bolitas de harina y leche con leche de coco y sorbete de coco. También con galleta y ralladura de lima por encima. En los dos postres que ofrecen utilizan helados de la famosa heladería De la Crem. Es un postre riquísimo. A nuestro gusto, no hacía falta el toque ácido de la ralladura de lima ya que el postre en si es genial…

coco y gulab jamun

No nos podíamos despedir sin tomar chai, te indio servido en una “cesta” de hierro que utiliza la población más pobre de la india para vender el chai. Cada uno elabora el chai de maneras diferentes. A nosotros nos gustó muchísimo el sabor y la textura de este. El chef Kuldeep utiliza siete especias diferentes para elaborar el chai. Esto se resume en un aroma embriagador…

CALIDAD | PRECIO
Tacos vindaloo (2 ud. a 9€), curri de cordero (a 14€), pollo hariyali (a 12€), arroz basmati (a 3€), dal (a 4,50€), cheese naan (1 ud. a 3€), gulab jamun (a 5€), te chai (1 ud. a 1,80€), cerveza y refresco… suma un total de 62,10€. El precio es muy razonable a la calidad y las cantidades que ofrecen. No encontramos ninguno de los precios fuera de lo normal…

SERVICIO | AMBIENTE
Nada más entrar se podía respirar el buen ambiente. Lo primero fue encontrarnos con la cocina abierta y los chefs en plena acción. La amable y única camarera del local nos acompañó hacia el interior para ofrecernos cualquiera de las mesas que habían disponibles. El espacio es estrecho y alargado, con una agradecida entrada de luz al fondo. Nosotros nos sentamos en una de las mesas para dos, lo más cerquita que pudimos de la luz. El diseño es sencillo y muy acogedor. Paredes de un blanco roto y mesas de madera con algún que otro toque de color intenso. Nos gustó mucho la “decoración” del patio interior con un color azul y naranja estridentes y el cartel “Masala Road” colgado de la pared. La sensación de buen rollo nos acompañó a lo largo del banquete…

2017-05-21T22:03:08+00:00 21 Mayo, 2017|

Deje su comentario