Elephant, Crocodile, Monkey

Dirección
Gran Vía, 700
Eixample | Barcelona
Cocina: Asiática

Horario
Ma. a Sá. de 13:00h a 15:30h
y de 20:30h a 23:30h

Tlf. 93 545 80 77
Reserva: Sí

Menú: Bento a 15,50€

Calificación
Comida: Muy buena
Calidad | Precio: Buena
Servicio: Excelente
Ambiente: Excelente
Coste: €€€

Elephant, Crocodile, Monkey es el nombre del restaurante que aúna diferentes cocinas del sudeste asiático como Tailandia, Vietnam, China o la India. Al mando de la tripulación se encuenta el chef Estanislao Carenzo, propietario de cuatro restaurantes en Madrid y que, además del Elephant, Crocodile, Monkey, ha creado Libertine y el Chiringuito. Un bar de tapas y cocina Mediterránea en una encantadora terraza a los pies del Hotel Casa Bonay.

La carta es sencilla pero con platos de gran elaboración. Ellos recomiendan escoger entre cuatro y cinco platos para compartir entre dos personas. En la carta encontraréis los “Small” con platos como nem ran de Vietnam o kimchi casero de Corea. Si tenéis un poquito más de hambre podéis escoger entre los platos “Medium” como unos fideos dan dan chinos o entraña tandoori masala de la India. Y si eres de los que comen mucho, escoge entre los dos platos “Large“, medio pato a la parrilla o pescado cantonés. Acaba con un buen postre y no te olvides de los cocktails para empezar con el paladar a tono.

Empezamos con un aperitivo obsequio de la casa, pan de gambas. El nombre os recordará al típico “chino” de barrio, pero no tiene nada que ver. Este pan de gambas es casero y está muy bien hecho, con un punto picante que engancha…

pan de gambas

El primer plato en llegar fue goma-ae, ensalada de vegetales (brócoli, kale…) de temporada cocidos y una vinagreta japonesa por encima. Una ensalada muy refrescante y atípica. Los vegetales estaban cocidos en su punto, es decir, crujían al morderlos. La vinagreta y las semillas de sésamo aportan todo el sabor potente que le falta a los vegetales.

goma-ae

Seguimos con un plato tailandés de nombre tod man pla,”croquetas” de pescado de la lonja, boniato, pepino y salsa dulce de chiles. Las croquetas estaban crujientes por fuera y muy jugosas por dentro. Lo que más nos gustó fue bañar la croqueta en la salsa dulce de chiles. Se trata de una salsa dulzona pero con un punto picante que nos encantó. El pepino le aporta frescura y combina muy bien con los otros ingredientes. Sin duda, muy recomendable!

tod man pla

Viajamos a Vietnam para degustar los nem ran, rollitos vietnamitas rellenos de cerdo, gambas y setas. Para comerlo, se envuelve el rollito en hoja de lechuga junto con el rabano, la zanahoria y, sobretodo, la hoja de menta (entre otros). Una vez listo, se moja en la salsa de pescado y se debora. Aunque se trata de un plato frito, al envolver el rollito en la hoja de lechuga, se consigue esa frescura tan típica de la cocina asiática.

nem ran

A continuación pasamos a un plato chino con estos shuiyiao, dumplings hervidos rellenos de cerdo y col, servidos con aceite de chiles. Los encontramos tan buenos que se acabaron al segundo de llegar a la mesa. Bien de tamaño, bien de masa y muy bien de relleno. Pero qué ricos!

shuiyiao

Finalizamos los entrantes con un bol de tom yum, sopa ácida con navajas y bolitas de gamba fresca. Se exprime la lima en la sopa para aportar un toque más cítrico. Es una sopa muy completa y con un sabor muy rico. Os animamos a probarla.

tom yum

Pasamos a los platos “Medium” con esta entraña a la brasa marinada con yogurth, tandoori masala y jengibre. Le acompañan media mandarina, para exprimir encima de la carne, rábanos y raita como condimento (salsa típica de la India). La entraña estaba hecha por fuera pero rosada por dentro. Este tipo de carne es más dura que otras partes de la ternera. La mandarina le da un punto dulzón muy bueno y el raita un toque fresco.

entraña a la brasa

Y ahora si que llegamos al final del viaje con este vit nuong de los platos “Large”. Medio pato a la parrilla con boc choi crudo y salsa dulce de chiles. Además de una cama de fideos para complementar al pato. Es un plato muy contundente, no os quedareís con hambre. Nosotros no dudamos en mojar cada trocito de pato en la sala de chiles. Un espectáculo!

vit nuong

Quisimos terminar con un banana lumpia con helado de leche y miel de caña canaria. Un postre riquísimo con plátano frito envueltos en papel de arroz (de origen chino). Le acompañan una deliciosa bola de helado y miel de caña dulzona. Un postre muy recomendable!

banana lumpia

De interés… antes del Elephant, Crocodile, Monkey existía otro restaurante llamado Têt Vietnamita y del cual tenemos un gran recuerdo. El Têt sólo habría al mediodía ya que, poco después, abrirían este nuevo local que serviría cocina asiática en turno de noche. Decidieron quedarse con el nombre de Elephant, Crocodile, Monkey pero unificar algunos de los platos del vietnamita en la nueva carta asiática. Os dejamos con algunos de los platos que probamos en nuestra visita al Têt y que podréis encontrar también en Elephant, Crocodile, Monkey.

Phò bo, sopa típica de Vietnam, con pasta de arroz y hierbas, con carne de vaca vieja. madurada durante 7 meses, en láminas y trozos de carrillera de vaca. El caldo de la sopa esta hecho a base de huesos y carne de vaca vieja. Las hierbas se van añadiendo al plato según el gusto de cada comensal, incluso os aconsejamos añadirle un poco de picante para darle más marcha. Nos encantó esta sopa. El caldo era estupendo y los trozos de carne increíblemente deliciosos, sobre todo la carrillera que estaba realmente melosa…

sopa phò bo

De postre, mango pudding, tarrina con pudding de mango y trocitos de mandarina, granada y sirope de frambuesa por encima. Un postre muy fresco y con un sabor potente que a los enamorados del mango les va a encantar! No nos podemos dejar el “carquinyoli” (pasta seca dulce con almendras), muy conocidos en Catalunya.

mango pudding

CALIDAD | PRECIO
Nem ran (2 pc. a 8,90€), shuiyiao (5 pc. a 7,50€), goma-ae (a 6,50€), tod man pla (a 8,10€), tom yum (a 9,30€), entraña a la brasa (a 15,50€), vit nuong (a 21€), banana lumpia (a 5,50€), dos copas de vino blanco, agua y café… suma un total de 91,50.

Además del buen producto que utilizan, se nota que tienen mucho cuidado por la estética y la presentación de los platos. Los precios son más elevados que los de un restaurante asiático tradicional pero la calidad es muy buena.

SERVICIO | AMBIENTE
Lo primero que queremos destacar es la fantástica actitud del servicio. En este caso nos atendió Laura, desprendiendo buen rollo y amor por su trabajo. Ella sabía perfectamente de qué trataba la carta y cómo elaboraban los platos. De servicio un diez. En cuanto al ambiente, estuvimos muy tranquilos ya que apenas habían mesas ocupadas. A medida que avanzaba el festín se fue llenando el local. La fachada es impresionante, ondeando la bandera de cada local como si fuera un castillo. El interior, diseñado por el prestigioso interiorista Lázaro Rosa-Violán, seguía una misma paleta de colores tierra en sintonía con la cocina que presentan. Un espacio muy acogedor y del cual no cambiaríamos absolutamente nada.

De interés… podéis acceder al Libertine desde el restaurante. Comparten servicio y vale la pena echarle un ojo!

2017-04-17T19:57:46+00:00 17 Abril, 2017|

Deje su comentario