Big Kokka

Dirección
Passatge Mercantil, 1
El Born | Barcelona
Cocina: Nikkei

Horario
Lu. a Do. de 13:00h a 23:30h

Tlf. 93 855 23 04
Reserva: Sí
Menú: de mediodía a 16€
Ver carta y precios aquí

Calificación
Comida: Excelente
Calidad | Precio: Excelente
Servicio: Muy bueno
Ambiente: Excelente
Coste: €€€

Big Kokka, la evolución de la barra fría nikkei del encantador Kokka (el cual hemos tenido el placer de conocer), cuenta esta vez con brasa japonesa, la robata. El número 6 de la familia que compone el Grupo San Telmo se instala en Barcelona y lo hace a lo grande; en una envidiable esquina del barrio del Born, justo en la calle trasera del Mercat del Born, donde no hace mucho encontrábamos el mítico restaurante de sushi y pescado salvaje Big Fish. Al mando de este templo gastronómico tenemos al chef Juan Otivo, formado en restaurantes como Asiana Nextdoor, Astrid y Gastón, Ceviche 103 o Tampujunto a la japonesa Kioko Li, quien fue la mano derecha de Albert Adrià en uno de nuestros restaurantes Nikkei favoritos… el espectacular Pakta.

De interés… Disponen de menú de mediodía con 2 primeros a elegir, 1 segundo a elegir, postre y bebida por 16€. Ver menú aquí.

La carta es el resultado de una fusión clara entre la cocina peruana y la japonesa; y de las pocas auténticas que existen hoy en día en Barcelona. Podéis acompañar los platos con un buen maridaje de cocktails seleccionados por Manel Vehí, con trayectoria en cocinas como El Bulli i Tickets de los hermanos Adrià.

Todo empieza con un Pisco Sour de wasabi con te verde espolvoreado por encima. No habéis leído mal, el pisco sour es una bebida muy típica en la cocina peruana, ya sea como cocktail o para acompañar la comida. En este caso le añaden wasabi, que le aporta un sabor diferente por su toque picante, aunque ese picor no destroza en absoluto la bebida.

Las ostras tenían que caer, si o si. Y como no somos de quedarnos con las ganas, decidimos escoger una de cada. Por un lado, ostra nikkei con vinagreta de yuzu, ají limo y cilantro, por el otro, ostra al estilo japonés con salsa de tosazu (mezcla entre caldo dashi, vinagre, mirin y salsa de soja), algas y huevas de trucha. Imaginamos que la mayoría habéis probado las ostras y su potente sabor, pues combinada con estas salsas se consigue dar un toque diferente a cada una de ellas. ¿Con cuál nos quedaríamos? – Con las dos…

ostra nikkei y ostra estilo japonés

El siguiente plato es una mezcla de texturas y sabores potentes. La causa de pollo con aromas de huacatay, base de patata con ají y pollo desmenuzado por encima. A un lado, salsa de aguacate y oliva para mezclar con la causa. Se puede comer perfectamente de un solo bocado, o quizás dos…

causa de pollo con aromas de huacatay

Seguimos con platos de alta frescura como este tiradito de bonito con tofu ahumado, tomate, vinagreta de sésamo y un aceite extraído de una infusión del mismo carbón de la robata y el bonito. Lo ideal es intentar coger estos tres ingredientes principales y probarlos de un bocado, o bien saborear primero el sashimi de bonito y después junto con lo otro. Da igual como lo hagas si el resultado es espléndido, que para nosotros si lo fue. Además el toque del sésamo le va muy bien, en este caso, al sabor plano del tofu.

tiradito de bonito

Una de uramaki de panceta ibérica para quitarnos el mono de sushi; con piel de cerdo crujiente, pepino, sisho, teriyaki y criolla nikkei. Este fue el elegido porque nos pareció diferente a lo que ya habíamos probado en otros restaurantes. Habitualmente se suelen hacer makis o uramakis rellenos de pescado o marisco, en este caso era de panceta ibérica y estaba tremenda. Una combinación muy acertada, tanto el pepino como la cebolla le aportan crujiente y frescor a la panceta, que resulta más densa en boca. ¡Brutal!

uramaki de panceta ibérica

Y como no teníamos suficiente, una tabla de nigiris Big Kokka para acabar de saciar. De izquierda a derecha, nigiri de atún con salsa misopanka y perlas de soja, le sigue un nigiri de salmón con lima confitada, cilantro y kizamiwasabi, nigiri de vieira con alioli de ajo negro, nigiri de anguila flameada con sansho y sésamo tostado, nigiri de pez mantequilla con salsa anticuchera y, por último, nigiri de ternera wagyu con salsa lomo. Aquí nos vimos con la obligación de repartir uno para cada uno, no queríamos destrozar tales delicias. Intentado adivinar cual de ellos nos gustaría más. Todos estaban muy ricos y es una buena manera de probar más variedad.

tabla de nigiris Big Kokka

Nos dejaron el pez mantequilla marinado en miso para el final. Y vaya final. El pez mantequilla está marinado durante 24h con mirin y sake, cocinado en la robata. Con el marinado sobrante hacen la salsa que baña el pescado. Fue probar un bocadito e iluminarse nuestros ojos ante tal exquisitez. En la foto ya se puede apreciar esa textura mantecosa, aunque no hay nada como tener un pedacito de este pequeño en la boca. Tierno hasta deshacerse por completo. Acompañado de encurtidos como el nabo y el pepino que no hacían más que mejorar el plato…

pez mantequilla marinado en miso

Para acabar, decidimos pedir un postre que nada más escucharlo sabíamos que sería el elegido. Mousse de sésamo con confitura de lima, sésamo blanco y negro garrapiñado. Un postre muy cremoso y que no os dejará indiferentes.

mousse de sésamo

CALIDAD | PRECIO
Ostra nikkei y estilo japonés (1 ud. a 4€), causa de pollo (1 ud. a 5€), tiradito de bonito (1 ración a 13,50€), uramaki de panceta ibérica (8 ud. a 13,50€), tabla de nigiris (6 ud. a 20€), pez mantequilla (1 ración a 14,50€), mouse de sésamo (1 ración a 6€), pisco sour (1 copa a 8€), café con hielo y agua… suma un total de 93€. La calidad de Grupo San Telmo es indiscutible. Todos sabemos que cuando se trata de producto fresco se paga. Y aunque la cuenta final os parezca elevada, tened en cuenta lo que os estáis llevando a la boca…

SERVICIO | AMBIENTE
Este precioso y emblemático espacio del Born ha cambiado de dueño y de cocina, pero mantiene la esencia del antiguo Big Fish. Y es que el estudio de Lázaro Rosa Violán vuelve a dejar su firma con una pequeña renovación siguiendo su estilo de aires contemporáneos. Un lienzo en blanco que coge fuerza con esas grandes lámparas de concha, ese conducto de aire con acabado envejecido, esas butacas de terciopelo verde y ese fondo tan exótico con dragones enroscados en extremidades femeninas a la vez que sujetan un par de palillos. La cocina y la barra quedan al descubierto para todo aquél que desee comer con vistas a la materia prima. Sin duda es un espacio que invita a entrar y a quedarse…

2017-11-09T20:37:58+00:00 9 noviembre, 2017|

Deje su comentario