Nanit

Dirección
C/ de Balmes, 79
Eixample | Barcelona
Cocina: China

Horario
Lu. a Do. de 13:00h a 16:30h
y de 20:00h a 00:00h

Tlf. 93 451 98 39
Reserva: Sí

Calificación
Comida: Excelente
Calidad | Precio: Muy buena
Servicio: Muy bueno
Ambiente: Bueno
Coste: €€

En Nanit encontramos comida china tradicional y, lo mejor de todo, su parte más artesanal. Si eres de los que busca sabores nuevos y quieres salirte de lo típico, este es tu sitio!

En la carta aparecen todos los platos fotografiados (cosa que ayuda visualmente a elegir), y también un papel donde marcas con una cruz lo que vas a pedir. Algunos platos ya los teníamos claros, ya que habíamos estado anteriormente. Como tienen tanta variedad de raviolis, y ya que son artesanales, decidimos coger ravioli de langostinos y ravioli de atún, además de shaomai de gambas. Las tres tapas, cocinadas al vapor, son espectaculares. Se nota que la masa es artesanal y acabada de hacer. Si tuviéramos que destacar alguno en concreto, nos decantaríamos por el shaomai de gambas! Aunque hubiéramos agradecido alguna unidad de más…

IMG_3583

raviolis de atún y langostinos

IMG_3552

shaomai de gambas

Seguimos de tapeo con el pato gua-gua. La carne era tierna y se deshacía en la boca. Nos encantó la combinación de especias que le daban un punto picante, además de los pimientos que lo hacían aún más sabroso. La única pega que le vimos fue que no lo habían deshuesado. Empezamos a comerlo con los palillos pero, al final, acabamos comiéndolo con las manos. A cada bocado, nos encontrábamos con un hueso. Pero en general, muy rico!

IMG_3543

pato gua-gua

Seguidamente un bol de tallarines a la campesina. Este plato lo habíamos pedido anteriormente, pero no recordábamos su sabor. Es por eso que decidimos cogerlo por segunda vez y valorarlo. Los tallarines están buenos, aunque la salsa que tiene por encima coge mucho protagonismo y no nos acabó de gustar su sabor. Podríamos decir que este plato va a gustos. Hay quien le encantará, y hay quien no le gustará.

IMG_3571

tallarines a la campesina

Por último, y lo mejor, el mini wok de ternera picante. También lo tienen con la opción sin picante. A nosotros nos vuelve locos. Nos encanta su presentación en un bol, con una pequeña llama debajo que lo mantiene caliente en todo momento. La mezcla entre fideos de arroz chinos, trozos de ternera, brotes de soja y un estupendísimo caldo, hacen de este wok el plato estrella sin duda alguna!

IMG_3567

mini wok de ternera picante

No nos podíamos quedar sin probar el fantástico flan de coco con soja. Cuesta encontrar postres chinos tan originales y artesanales como este. Recomendado 100%.

IMG_3593

flan de coco con soja

CALIDAD | PRECIO
La suma de todos los platos, más dos aguas y postres fue de 48€. Todos los platos tienen una calidad muy buena. Se nota sobretodo en la masa fresca y artesanal de los raviolis y los shaomai. Los precios se ajustan a cada plato, aunque el shaomai son 3 unidades a 4,95€, no estaría mal alguna unidad de más, como hemos comentado antes. Si que es verdad que algunos platos son un pelín más caros, como el mini wok de ternera, que tiene un precio de 7,95€, pero merece mucho la pena pagar por disfrutar de este plato. Aunque no nos gustaron del todo los tallarines a la campesina, su precio de 6,25€ era correcto debido a la generosa cantidad del plato.

SERVICIO | AMBIENTE
No tenemos nada malo que criticar del servicio. Las dos camareras, que nos atendieron sucesivamente, eran encantadoras. Nos explicaron los ingredientes de cada plato, recordándonos que su elaboración es totalmente artesanal, y muy de agradecer. Siempre solemos preguntar al camarero que nos atiende cual es su plato estrella, o el que considera que debemos probar por encima de todo, y ambas acertaron. Aunque ya habíamos estado anteriormente, nos sugirieron algún que otro plato que nos dejó con la boca abierta…

El local hace chaflán con Balmes y Valencia. Se trata de un restaurante pequeño de dos plantas y pocas mesas. Con una fachada a modo de escaparate, por el cual el viandante puede ver como elaboran los raviolis y el dimsum (tapas) artesanales. A nosotros nos encanta tener la oportunidad de ver cómo cocinan los chef detrás de la barra. No es un sitio elegante ni tampoco de grandes pretensiones. Eso sí, hace muy poco decidieron hacer alguna mejora en el diseño del local. El papel pintado de paisaje antiguo, típico en los restaurantes chinos de antes, pasó a ser un graffiti poco usual, acorde con la temática del restaurante. Incluso con esta estupenda mejora, creemos que el espacio ganaría mucho más si se hiciera una renovación a lo grande de todo el diseño interior (mobiliario, decoración e iluminación). En este caso, entra poca luz natural debido al gran toldo que ensombrece el interior. Para nosotros es un punto muy importante ya que nos condiciona a la hora de valorar la presentación, o simplemente por el hecho de comer y disfrutar del plato. Aun así, no deja de ser un rincón muy acogedor y tranquilo, donde disfrutamos cada vez que vamos.

interior

escaparate e interior del local

2017-03-04T20:10:20+00:00 4 abril, 2015|

No hay comentarios

  1. Mantel a Cuadros octubre 2, 2015 en 4:31 pm - Responder

    Totalmente cierto, restaurantes chinos en Barcelona hay muchos, pero pocos son buenos. Desde que descubrí este restaurante hemos vuelto muchas veces! De hecho también escribimos sobre él en el blog 🙂 Siempre nos llama la atención la amabilidad de la chica al explicar la carta y siempre siempre nos pedimos el flan de coco. Es un postre diferente e impresionante! Quién diría que ese puré negro de judías podría estar tan rico!!
    Eva.

    • Very Tasty Blog octubre 2, 2015 en 4:35 pm - Responder

      Este es uno de los restaurantes chinos que debemos apuntar todos en nuestra lista de restaurantes de calidad 🙂

      Estamos muy de acuerdo con todo lo que has dicho Eva. Y ese postre tan rico que pocas personas se atreven a probar… Que lástima! Con lo bueno que está!!!

      Gracias por tu comentario.

      Un abrazo,
      Ana y Albert

Deje su comentario