Banna

Dirección
Plaça Revolució de Setembre 1868, 15
Gràcia | Barcelona
Cocina: Tailandesa

Horario
Ma. a Do. de 13:00h a 16:00h
y de 20:00h a 00:00h

Tlf. 93 213 30 44
Reserva: Sí

Calificación
Comida: Buena
Calidad | Precio: Muy buena
Servicio: Bueno
Ambiente: Muy bueno
Coste:

La comida que sirven hace referencia a su nombre Banna, que significa “Miles de campos de arroz” en tailandés. Disponen de carta y menús. A nosotros ya nos estaba bien el menú de mediodía ya que incluye los platos más típicos para comer. Decir que nos dejaron cambiar el plato de curry verde (el más picante) por otro menos picante.

De entrantes pedimos Nem Cuon (2 unidades de rollitos frescos con verduras, gambas, menta y salsa de cacahuete) y Satee (3 unidades de brochetas de pollo, verduras y gamba con salsa de cacahuete). En este último se puede escoger entre: verdura, pollo o bien mixto.

Los rollitos, envueltos en papel de arroz, se cogen con las manos y se untan en la salsa agridulce que acompaña el plato. Es un entrante frío y con un sabor muy fresco debido a los ingredientes que lleva, y en concreto a la menta. La salsa agridulce le da un plus muy bueno al rollito.
En cuanto a las brochetas, nos gustó mucho la textura y sabor de la tempura y, sobretodo, sucarlas en la salsa de cacahuete. Tremenda! Por poner alguna pega, podrían haber añadido alguna que otra brocheta de más…

IMG_3754r

nem cuon

IMG_3757r

satee

Como platos principales escogimos Curry Massaman (curry cremoso con cacahuetes, verduras y ternera ) y Pato con cerveza (muslo de pato con cerveza y verduras) ambos acompañados de arroz jazmín.
En cuanto a los currys, puedes escoger la combinación entre: pollo, verduras, ternera y gambas. A nosotros nos aconsejaron la combinación con ternera. Nos encanta el sabor del curry, y este en concreto tenia un sabor buenísimo. De los más suaves y menos picantes que tienen en la carta. Espeso y de textura muy agradable. Este fue el plato que más nos gustó de los dos principales.

El pato a la cerveza nos decepcionó un poquito. No siempre tenemos suerte de salir maravillados con todos los platos. La carne estaba bien cocinada y las verduras eran crujientes ya que estaban poco hechas, y eso nos gustó mucho. Aun así, el fallo que le encontramos fue que la salsa que acompañaba el pato era demasiado líquida para nuestro gusto. Nos encanta mezclar la salsa con el arroz, como bien hicimos con el curry, pero cuando mezclábamos la salsa del pato, tampoco nos acabó de hacer el pego…

IMG_3760r

curry massaman

IMG_3762r

pato con cerveza

Por último, los postres. Escogimos Castaña de agua con leche de coco y Rollito de trigo frito (relleno de plátano acompañado con helado de vainilla y nata). El primer postre no lo habíamos probado nunca y nos sorprendió gratamente. Tenia un fuerte sabor a coco, pero la castaña de agua le daba un toque muy fresco. El rollito de trigo frito tenía un sabor muy dulzón. Para nosotros le sobraba el sirope de fresa porque endulzaba aún más el postre y no lo necesitaba. Un postre muy normalito.

IMG_3768r

castaña de agua con leche de coco

IMG_3766r

rollito de trigo frito

CALIDAD | PRECIO
Los dos menús más un café costaron 27€. Cada menú cuesta 12,80€ (en terraza 14,80€). Consideramos que es un precio razonable ya que el menú es muy completo. La calidad que te ofrecen también la encontramos buena a pesar del pato que no nos acabó de gustar del todo, aunque esto va a gustos. En general el menú tiene una muy buena relación calidad/precio.

SERVICIO | AMBIENTE
Nos atendió un camarero a lo largo de la comida. La verdad es que no tenemos nada malo que comentar ya que el servicio fue correcto y bastante atento. Incluso nos aconsejó que en el plato de curry massaman escogiéramos la combinación con la ternera porque nos gustaría más, y así fue.

Situado en una plaza transitada y con mucho ambiente. Puedes deducir a simple vista de qué cocina se trata por la tradicional sombrilla tailandesa que tienen justo a un lado de la entrada. Desde fuera ya se puede ver que el local es oscuro y una vez dentro se confirma la sospecha. El espacio es estrecho y alargado, permitiendo así colocar a un lado del local todas las mesas, y al otro lado la barra. La pared de obra vista, las mesas de madera y las luces decorativas, crean un ambiente acogedor y bastante íntimo. No se trata de un local con grandes propósitos pero tiene su encanto. Quizás le falta un lavado de imagen pero lo que cuenta es la comida, y en este restaurante sirven comida de calidad a muy buen precio!

interior

fachada e interior del local

2017-03-04T19:49:14+00:00 18 Abril, 2015|

Deje su comentario